¿Debo cambiar de abogado? (¿Por qué está tardando tanto?)

Previous Next

Cuando los trabajadores lesionados con representación (“solicitantes”) comienzan a buscar a otro abogado, la razón que exponen con frecuencia es que su caso está demorando mucho para ser acordado, así que quieren cambiar de abogado. Pareciera que nada está pasando. Con frecuencia, esto no es culpa del abogado, sino que es problema de todo el sistema. Generalmente, mientras el caso es más complicado, más tiempo tardará llegar a una transacción. No obstante, algunas veces incluso casos supuestamente sencillos pueden demorar demasiado. Esto pudiera ser porque la lesión a una o más partes del cuerpo en reclamación es negada, o el expediente del reclamo es asignado a un escritorio que no tiene actualmente un ajustador, o a un ajustador que tiene exceso de trabajo (la mayoría tiene exceso de trabajo) o a un médico que tarda en suministrar el reporte o en responder a un interrogatorio.

La mayoría de los tribunales de compensación de los trabajadores (“Junta de Apelaciones de Compensación de los Trabajadores” u “Oficinas de Distrito WCAB”) están comprometidas con muchos meses de anticipación. Así que, si hay algún aspecto que deba ser conocido por el tribunal, puede tomar meses desde el momento de la solicitud de una conferencia hasta la fecha de celebración de la conferencia. Con frecuencia, la única forma de forzar a la compañía de seguros a conversar sobre su caso, es obtener una fecha en el tribunal. Si el ajustador no responde y su abogado no puede obtener una fecha en el tribunal en menos de tres meses, pudieran ser tres meses en los cuales nada pase en su caso.

Ciertamente, también hay demoras en las oficinas de los abogados. Usualmente, compensación de los trabajadores es una práctica con muchos casos. Por cuanto la mayoría de los casos resultan en honorarios muy bajos, un abogado tiene que administrar muchos casos para subsistir. En el transcurso de los últimos diez años, los casos están consumiendo mucho más tiempo. Los abogados están mucho más involucrados en la obtención de atención médica adecuada para sus clientes. Ya no podemos escoger a un médico que sabemos ayudará a nuestro cliente y permitir que ese médico haga todo lo que sea necesario. Debido a los abusos percibidos de ese sistema, hoy día tenemos un sistema donde nuestra escogencia de médico está limitada y cada recomendación del médico es revisada y cuestionada por la compañía de seguros.

El sistema para determinar el nivel de incapacidad permanente, sobre la cual se basa cualquier transacción, se ha tornado más complicado y más limitado. Requiere de un análisis más sofisticado. Con frecuencia, el abogado tiene que recordarle al médico cosas que ha omitido, o que expliquen de forma diferente o mejor, con la finalidad de que el cliente pueda recibir lo que se merece.

El sistema médico más complicado da cuenta de otra queja común. Que es que el cliente/paciente no puede recibir la atención médica que necesita. El sistema está diseñado para poner en aplicación tantos dispositivos de seguridad para reducir los costos, que muchos médicos se inhiben de brindar la atención que ellos habrían brindado a un paciente “regular”. También hay trabajadores lesionados que tienen expectativas exageradas. No todas las molestias que surgen después de una lesión laboral son causadas por esa lesión, y no todos los procesos sobre los cuales usted lee en internet son un tratamiento razonable para su lesión particular. La “Revisión de Utilización” es el sistema vigente para la segunda revisión del tratamiento recomendado por el médico. Si el proceso no es seguido correctamente por la compañía de seguros o por el médico, ocurre una demora que no puede ser subsanada por el abogado.

Otra queja común es que el cliente nunca habla con el abogado, solo con su asistente, o peor aún, con una máquina contestadora. También puede haber diferentes razones para esto. La mayoría de los abogados tienen asistentes entrenados para tratar con los problemas comunes que surgen de forma tal que los abogados puedan lidiar con problemas médico-legales más sofisticados que requieren más habilidades y experiencia. Si bien su pregunta le puede parecer complicada e importante a usted, pudiera ser una “pregunta común” para el despacho legal de compensación de los trabajadores. El abogado necesita ser capaz de concentrarse en los aspectos del caso que el asistente o el ayudante legal no puedan manejar, y permitir que el asistente o el ayudante legal traten los asuntos “comunes” o “rutinarios”. Mientras más información le pueda dar al asistente, será más probable que pueda obtener la respuesta apropiada. Si el asistente sabe lo que usted quiere saber, y no conoce la respuesta, la pregunta puede ser transmitida al abogado. La mayoría de los abogados no tienen tiempo de llamar al cliente que solo quiere una “actualización”, si eso lo puede hacer el asistente.

No obstante, si usted no obtiene respuesta alguna de su abogado ni del asistente, eso no es bueno. La mayoría de las oficinas están tan ocupadas que las llamadas se traspapelan y si no obtiene una respuesta en un periodo razonable, debería llamar de nuevo. Lo mismo aplica para el consultorio de su médico. Si ellos le dicen que le notificarán cuándo será su próxima cita, o la RMN, o algo que deba ser programado, asegúrese de hacer seguimiento si no tiene noticias del consultorio.
Muchos abogados están tan ocupados que pasan más tiempo en el tribunal que en la oficina. Con suerte eso significa que tienen personal entrenado en la oficina para tratar con los clientes, que no están en el tribunal con ellos. Si su abogado le suministró una dirección de correo electrónico, usualmente es una buena forma de comunicarse a la conveniencia del abogado. Pudiera ser más fácil responder un correo electrónico mientras está sentado en el tribunal, o desde casa después de la cena, que participar en una llamada telefónica bajo esas circunstancias.

Los abogados son personas y algunos tienen más habilidades sociales que otros. Todos encontramos diferentes tipos de personas que son compatibles con nosotros. Algunas habilidades que son útiles en un ambiente de litigio no sientan muy bien en una relación interpersonal. Pudiera ser que usted considere que su abogado es antipático o rudo, así como pudiera considerar que otras personas en el mundo son antipáticas y rudas. También es posible que su abogado considere que usted es antipático o rudo. La mayoría de los abogados y de su personal en el campo de la compensación de los trabajadores están conscientes de que sus clientes están bajo mucho estrés, están lesionados y sin trabajo, y tratan de ser comprensivos en su trato. Pero muchos abogados no responden bien ante las personas que dejan mensajes molestos o que le dicen groserías a su personal.

Incluso si usted no se lleva bien con su abogado, ese abogado ya tiene mucho más conocimiento de su caso que el que un nuevo abogado podría obtener sin una larga revisión de su expediente. Su abogado puede haber desarrollado una relación con el ajustador y/o con el abogado de la compañía de seguros que será una ventaja cuando llegue el momento de acordar su caso.

Otro problema con el cambio de abogados es que el abogado nuevo tendrá que compartir los honorarios con el abogado anterior. Esta es una consideración práctica para el abogado. El honorario deducido de su transacción será el mismo sin importar si tuvo uno o más abogados. Los abogados tienen que dividir los honorarios entre ellos.

Hay firmas de abogados con buena reputación y algunas pocas con mala reputación. Algunas firmas son mejores en el mercadeo que en el ejercicio del derecho. Los que hemos estado en el campo por un tiempo nos conocemos. Usualmente, los abogados están más dispuestos a asumir la representación de un cliente que viene de una firma que ellos sospechan no está representando a sus clientes de forma adecuada, que a los clientes de un abogado que ellos consideran es igual de bueno o mejor que ellos mismos.

Usted tiene el derecho legal absoluto de cambiar de abogado en cualquier momento. Sin embargo, desde el punto de vista práctico, no siempre es buena idea y con frecuencia es difícil encontrar a un abogado que acepte su caso. Usualmente, es mejor tratar de trabajar sus diferencias con su abogado actual que cambiarlo. Envíe a su abogado una carta o un correo electrónico detallando sus preocupaciones. Mantenga el tono de la carta conciso y preciso. Haga sus preguntas y no recrimine. Si no obtiene respuesta, envíe una segunda solicitud. Si aun así no obtiene respuesta, o si considera que la respuesta que recibió no es satisfactoria, trate de encontrar a otro abogado.

Usted también puede despedir a su abogado y representarse usted mismo, pero este es un enfoque riesgoso. Hay que llenar un formulario en el tribunal cuando despide a su abogado. También deberá notificarse por correo a todas las partes en el caso, informando a las partes, incluyendo a la compañía de seguros y a su abogado, que pueden tratar directamente con usted. Si usted despide a su abogado o si usted nunca tuvo un abogado, puede recibir asistencia del funcionario de Información y Asistencia (I&A) en su WCAB local. Ellos también pueden suministrarle los nombres de los abogados que ejercen en su área.

© Robert S. Havens 2017

Previous Next

Share
Tweet
Share